REVISTA DE CREACIÓN Y DIVULGACIÓN
BIENVENID@...CONOCE LA SALAMANDRA  
  Inicio
  ¿Que es la Salamandra?
  Salamandra. Vol 12
  Ediciones anteriores
  Equipo editorial
  Pergaminos
  => Pergamino 001. Mario Melendez
  => Pergamino 002. Mijail Lamas
  => Pergamino 003. Muestra de poesia chiapaneca Joven
  Sitios de interés
  Noticias
  Libro de visitas
Da click en las opciones de arriba para conocer más detalladamente el proyecto de creación cultural
Pergamino 003. Muestra de poesia chiapaneca Joven

Pergamino 003

Poesía


POÉTICARBITRARIA: MUESTRA DE POESÍA HECHA EN CHIAPAS: 1981-1986

 

 

Introducción y selección Fernando Trejo

 

 

 

POÉTICARBITRARIA: MUESTRA DE POESÍA HECHA EN CHIAPAS: 1981-1986

Varias son ya las revistas y las antologías que han publicado la más reciente muestra de poesía escrita por chiapanecos nacidos en los setenta y ochenta. La primera se da con la Antología Arbitraria de Poetas Jóvenes de Chiapas (EDYSIS, 2005), que, como dice Fabián Rivera “quizá sea el primer antecedente literario de una nueva generación de poetas originarios del sureste mexicano, nacidos en el estado de Chiapas”[1].

En el 2006, en la selección “En el vértigo de los aires. Muestra de poetas nacidos en la década de 1980” publicado para el número 37 de la revista Alforja, Alí Calderón contempla tres focos de la poesía joven en México: la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, la maestría en literatura mexicana de la Universidad Autónoma de Puebla y “un grupo interesante de poetas chiapanecos (Raúl Burgos, Mario Alberto Bautista, Fabián Rivera, Fernando Trejo, Marco Antonio Morales)”[2].

En la nota “+100 de 31 (o menos)” del semanario Día Siete del periódico El Universal, se publica a 6 escritores chiapanecos: Mario Alberto Bautista, Raúl Vázquez, Daniel Durán Ruiz, René Morales, Fabián Rivera y Nadia Villafuerte. De esta selección solamente una es mujer y no escribe poesía. Bautista, Vázquez, Morales y Rivera han incursionado de manera notable en la vertiente poética. Durán Ruiz es narrador.

Después aparece el dossier que publica Punto de Partida “Trece poetas de Chiapas: 1970 -1986” trabajo realizado por el poeta Balam Rodrigo, donde convoca a trece escritores de la generación de los setenta y ochenta. Raúl Vázquez Espinosa, Mario Alberto Bautista, Fabián Rivera, Antonio Morova, Fernando Trejo y Juan Carlos Cabrera Pons son los reunidos en este compendio nacidos en los ochenta.

La última selección de poesía chiapaneca a la fecha es la que hace Adán Echeverría y Armando Pacheco en el Mapa Poético de México Del Silencio hacia la luz donde logran conjuntar a más de 600 poetas vigentes de la república mexicana. Chiapas aporta a 32 autores, de los cuales 2 son nacidos en los ochenta: René Morales (1981) y Fernando Trejo (1985).

El Gobierno del Estado de Chiapas a través de la Secretaria de Educación y el CONECULTA publican este año, en memoria del poeta Jaime Sabines, la antología Jaime Sabines 83 aniversario, 83 poetas. En esta extensa gama de bardos incluidos, pocos son los que de manera fehaciente hacen un trabajo poético eludible. Se incluyen a diversos autores nacidos en los ochenta: Mario Alberto Bautista, Juan Carlos Cabrera Pons, Félix Camas, Fausto Carámbura, Miguel Ángel Guzmán Velázquez, Matza Maranto, Víctor Molina, René Morales, Marco Morova, Miguel Ochoa, Fabián Rivera, Silvia Angélica Rivera Ramos, Fernando Trejo, Raúl Vázquez, entre otros.

Nos damos cuenta entonces, que existe en las nuevas generaciones una decadencia en la poesía escrita por mujeres chiapanecas. En la mayor parte de las muestras anteriores la poesía femenina ha sido excluida, Balam Rodrigo nos da un acercamiento a este fenómeno:

Puede leerse también a través de las antologías y muestras de poesía mexicana más recientes que incluyen a poetas nacidos en los setenta y los ochenta del siglo precedente: Un orbe más ancho. 40 poetas jóvenes (1971-1983), “En el vértigo de los aires. Muestra de poetas nacidos en la década de 1980” (Alforja, 2006) y La luz que va dando nombre: veinte años de la poesía última en México 1965-1985 (2007) no cuentan entre sus poetas mujeres a ninguna chiapaneca, siendo el porcentaje promedio de mujeres incluidas, 20.4%; incluyen, eso sí, a siete de los trece poetas chiapanecos considerados en esta muestra; el porcentaje promedio de hombres incluidos es 79.5%.[3]

Cabe recalcar que para esta selección se tomó en cuenta la autorización de los autores aquí incluidos, mismos que fueron invitados para su aparición dentro de este compendio poético, siendo así su poesía el único aval para incluirlos. Se consideró la labor y el trabajo que han ido asumiendo como profesión en su recorrido poético. 

Juan Carlos Cabrera Pons (1986) ha consolidado su trabajo poético en pocos años. Se escucha una voz propia, el manejo del yo poético, el ritmo, la musicalidad del verso, el uso de imágenes, de comparaciones. El juego de Cabrera Pons con las aves emprende esa libertad del vuelo que maneja, muy de manera consciente en su poesía, y con ello logrado esta relación entre mujer y ave para nombrar a sí a su amada, a su musa.

Marco Morova (1985) ha reflejado en su poesía el uso de objetos. Utiliza el recurso de la personificación para dar vida a ciertas cosas y darles por tal un lenguaje poético. Su poesía es de gran musicalidad, misma que el poema te va llevando en su discurso bien logrado. Morova contextualiza en sus versos al surrealismo, a la maldición de los hechos consumados o que están por hacerlo, adjetiva ciertos elementos que ayudan al texto a conseguir el objetivo.

En la poesía de Fernando Trejo (1985) se observa ante todo un lenguaje urbano, “la decepción por la iniquidad del mundo, por las certezas no existentes, por el amor, por la insatisfacción personal”[4]. A su vez Luis Paniagua afirma que Trejo “asume el reto de trazar una obra sin concesiones para el lector, una obra que exige no el engullimiento sino la asimilación, no la satisfacción vana y baladí sino el hallazgo mediante la labor disciplinada de la lectura, el azoro mediante una renovación constante de la mirada”[5].

Dentro de esta generación, la poesía de Fabián Rivera (1984) está en constante búsqueda del lenguaje poético. Logramos concebir en su trabajo una voz en proceso de maduración que conserva los indicios de su comienzo como poeta y a su vez la esencia con que recrea de manera, a veces elocuente, a veces llana, a veces abrupta, ruda, violenta, su poesía. Para Rivera “la poesía invita al constante ejercicio de su descubrimiento[6].

En la poesía de Mario Alberto Bautista (1984) notamos un cierto toque de lucidez. Hay en ella esa limpieza, libre, soberana, eficaz. Cada verso es una idea que genera al final del texto la redondez del mismo. La vitalidad de la actividad poética reside en alcanzar la soledad que substrae y que despierta el sentido del silencio. Bautista emplea las palabras necesarias para transmitir el sentido del poema: usa un lenguaje aparentemente sencillo, y sobre todo, determina la esencia paradójica de la poesía[7].

Al contrario de Bautista, Raúl Vázquez Espinosa (1981) utiliza un lenguaje subversivo. El poeta se ve a sí mismo como un elemento del paisaje, una piedra que despierta la memoria y que forma parte del fluir de la vida, sin oponer resistencia[8].  En su poesía nos encontramos con un túnel oscuro que, poco a poco, se va disolviendo hasta encontrar la salida, no sin antes olvidar el traslado lleno de imágenes y metáforas poéticas.

Por último, en René Morales (1981) se concibe el lenguaje poético comprendido en todo el poema. En sí, la carencia de imágenes o metáforas se engloban en todo el texto. Cada verso pareciera dictado desde su melancolía. Morales le canta a la vida, a la muerte, a la tempestad, al ocio. Su poesía inunda, conmueve, logra el objetivo del poema.

En Chiapas existen nuevas voces que despuntan entre las nuevas generaciones y crean una poesía viva y eficaz. Tal es el caso de Félix Camas (1986) que expone el verso libre en el cuerpo de la musa y erotiza entre imágenes a la mujer suya. Hay en sus textos esa parcialidad entre la cosmovisión propia del autor y el de la creación de sus personajes.

Rodolfo Girón (1984) alude al verso ligero, lóbrego. Acude en su poesía el ritmo crepitando, tajante, como un tambor que lleva marcando el compás en cada paso. Se refleja la sobriedad, el paroxismo, el romanticismo. Una inconclusa relación de los hechos a propósito.

Caso único el de la joven poeta Matza Maranto (1984) en esta selección, quien ha incursionado en la poesía desde la aparición de la Antología Arbitraria y recientemente en el libro homenaje a Jaime Sabines. Maranto logra en su poesía encontrar una voz que nos remite a la poesía femenina latinoamericana del siglo XX. Una erotización como el recurso empleado en su estilística. Existe un indicio de madurez en su poesía mas sigue en la búsqueda constante de esa voz propia. 

Esta selección, como todo anaquel literario, es pues, arbitraria. Dejo a ustedes el criterio de validez y que sean los mismos poemas los que hablen por sí solos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

JUAN CARLOS CABRERA PONS

San Cristóbal de Las Casas, 1986.

Juan Carlos Cabrera Pons nació en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, el 22 de noviembre de 1986. Actualmente estudia la licenciatura en Literatura y Ciencias del Lenguaje en la Universidad del Claustro de Sor Juana, en la Ciudad de México, donde radica desde hace algunos años.
Ha asistido a diversos talleres de creación literaria y realizado lecturas de su obra en varios lugares del país. Obtuvo el Premio Nacional de Poesía "Mérida" 2008 por su poemario Cuatro piezas danesas.

 

No sé qué de las aves

 

Algo de ave hay en su presencia

y en el disfraz impredecible de plumaje

que cubre el baile sigiloso de su recuerdo.

Algo silencioso en la distancia

parecido al vuelo

imperceptible aunque presente

ocurre en la amarga desnudez de su lejanía.

Y yo estoy como para morir cantando

eso de  que «yo soy Ícaro

y vuelvo de la muerte más profunda.

Que yo soy el eterno volador

y vuelvo porque amo la caída.

Vuelvo a ti para caer de nuevo

(y caería otras tantas veces

aunque el precio fueran las alturas)

porque la caída es mi plumaje».

 

El mundo un sueño me parece

como de estar volando. Un vuelo

me parece como de estar cayendo.

Un sueño como estar volando y cantar:

«Mísero yo y por siempre maldito

si de sus plumas no digo mi almohada

y de su ausencia no canto la sed.

Mísero yo y por siempre

por siempre desterrado de mí mismo

si de su vuelo no caigo desnudo

para cantar del mundo sus despojos.

Que estoy como para cantar llorando

que yo soy Ícaro el de las caídas

y mísero de mí si no me caigo

y de sus plumas no invento la muerte».

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Plegaria del colibrí

 

para Lea

 

Porque espero devorarme de tus alas la impaciencia

y esclarecer de pronto

de aguaclara

la espuma lenta de tu pronto roce

porque espero

ojalá me lloviera de repente.

Y me lloviera lenta lluvia y cada gota

–pues cada gota entre las plumas inconstantes

de tu aleteo impaciente

es un instante o como instante

del imposible esclarecer de tu inconstancia.

 

Y aunque nada de esto es necesario

y todo instante es mentiroso

como cada gota entre los párpados renace

y cada pluma en realizarse parpadea

y no hay más ya nada sin caída

espero.

 

Porque no hay desnudez si no está el agua de por medio

y porque muero de arrancarte cada pluma

y cada una de tus plumas impacienta

y porque la impaciencia es una gota en la caída

y he de caer en la inconstancia de tu vuelo

y porque espero devorarme de tus plumas

y esclarecerte lo más pronto

y la continuidad de tu aleteo me impacienta

porque me va de arriba abajo

de sí que no

y porque en cada gota el mundo se detiene

y mi impaciencia se deleita de tus alas

de tus alas impacientes

–en pleno vuelo mía

en pleno vuelo espero–

espero

y ojalá me lloviera de repente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De porque las aves no usan sombrillas

 

No eras tú de plumas ni sequías

ni quién para escaparte.

Cansada de sillones y de nubes

de esperas

y de salas de espera

mirabas por la ventana

como soñando vuelos o caídas

haciendo el gesto de los muertos en la historia.

 

Y sin embargo

no cae la lluvia aquí para evadirte

ni cantan para ti los sapos

su canto sacro y perezoso

ni te esperaba el viejo

con su reflejo gris sobre la acera

y el dobladillo en trozos

los niños cazadores de resfriados

ni se hicieron para ti los puentes

o los pasos peatonales

ni te esperaba –en fin– el ave

bañándose en instante de caída

ni tú podías saberlo.

Ni creo que lo supieras:

los pájaros detestan las sombrillas.

 

Por mi parte fui testigo incerciorable

del acto más liberador:

súbitamente tú

girando la perilla de una puerta que era polvo

trazaste el gesto de un instante de caída suspendido

y abriste la sombrilla

por hacer un vuelo del abrirla.

Alada así

goteaste lento por las calles.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MARCO MOROVA

Tonalá, 1985.

Tonalá, 1985. Es licenciado en educación secundaria, por la Escuela Normal Superior de Chiapas. Cursó un diplomado en cine continuo, auspiciado por CONECULTA-Chiapas y un curso-taller en teatro de calle. Poemas suyos aparecen en Poética arbitraria. Antología Arbitraria de poetas jóvenes de Chiapas (Edysis, 2005) y “El vértigo de los aires. Muestra de poetas nacidos en la década de 1980” de la revista Alforja. Forma parte del libro colectivo Voces que maduran en su caída, compilación poética producto del taller de poesía impartido por Mario Nandayapa. Actualmente ejerce como profesor de telesecundaria, en una comunidad de la sierra chiapaneca.

 

 

CONSTRUYENDO EL POEMA

Piense usted una imagen,

por ejemplo:

              Un gato atravesando el cielo

Ese gato podría ser:

a)La muerte

b)Una estrella fugaz

c)La mascota de la vecina arrojada

desde un séptimo piso

d)La luna

 

Ahora imagine

Que ese gato o luna o muerte

Vuela hasta su puerta y toca:

Toc, toc.

Por

analogía,

Usted piensa

en el cuervo de Poe.

 

Usted está

sentado en su escritorio

Y

 nervioso,

abre la puerta:

 el gato o luna o cuervo o muerte

Se posa sobre –ya sabe-

la escultura de Palas

         como es lógico

USTED

    siente    miedo.

 

No se preocupe

Recuerde:

El poema es de usted

Puede acabarlo

                  como quiera

(Incluso

          no acabarlo)

Puede terminar con esto

de otro modo

 

Entonces usted piensa

que puede

alterar

 el orden de las cosas

Porque el poema es suyo

y hace con el

lo que le antoje

Y ha decidido hacer del gato

cuervo luna muerte

 otra imagen

Pongamos

que un montón de mariposas

Como esas que giraban

Por la calva

de Mauricio Babilonia;

Eso lo lleva

a pensar

en García Márquez y su obra,

lo cual,  de alguna forma,

es una imagen más consoladora

 

Sin embargo, aunque

Usted haya pensado eso,

gato luna cuervo muerte

siguen ahí

-como el famoso dinosaurio-

Porque aquí

y en donde quiera

El gato y el cuervo de Poe son la muerte

La luna de Lorca es la muerte

 la muerte es la muerte

Y las palabras son

las palabras

Y una vez dichas/ sueltas/ escritas

Es falso

Que podamos

Dominarlas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

AUTOBIOGRAFÍA FICTICIA

 

de tanto leer a bukowski

me dio

por parecerme a él

desde entonces

si alguien me ve

en la calle

y me llama

no volteo

a menos que me diga charles     

 

comencé por beber de más

y escribir sólo poemas

que hablaran

sobre mi nueva vida

de bukowski mexicano

 

dejé mi antiguo trabajo

de burócrata a sueldo

y comencé a escribir

mis historias

de ebriedades con putas

 o sin ellas

 

como aquí no había Hipódromo

no me quedó otra opción

que apostarle a los gallos

 

me divertí

siendo charles bukowski

pero un día el Psiquiatra

me dijo

tienes que ser tú mismo olvidar

ese absurdo disfraz de vagabundo

rasúrate, baja esa panza,

deja de echarte pedos

por doquiera

 

y así fue como inicié

otra vez

la carrera

hacia mí mismo

la recuperación

de mi yo

de mi nombre

henry chinaski

 

 

 

 

 

EL BAT

 

a falta de creatividad

oré a la conciencia

para que

me dictara unos poemas

no fui escuchado

 

en cambio las musas me ofrecieron

un bat como consuelo

 

dediqué horas

exhaustivamente a cavilar

sobre

el posible mensaje

 

y comencé por batear avispas

 

después de tres semanas

las avispas ya no eran suficientes

 fue entonces que inicié

con la progresiva destrucción

de mi casa

ventanas, espejos,

floreros , puertas

sobre todo espejos

 

pero el vacío seguía ahí

 

sin comprender claramente

el mensaje

nada que me indicara

donde estaba el poema

 

así que, bat en mano,

salí a las calles

y empecé a repartir

batazos al azar

 

destruí los cristales

de unos cuantos vehículos pudientes

arruiné el peinado

de más de una cabeza

y el futuro quizá

de una que otra

mente deslumbrante

 

Fui encarcelado

(y las musas

No estuvieron ahí para sacarme)

 

pagué una fianza un tanto

incómoda

y, pensando en el mensaje

fui a mi cuarto y escribí

éste poema

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FERNANDO TREJO

Tuxtla Gutiérrez, 1985

Fernando Trejo. (Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. 1985). Lic. en Ciencias de la Comunicación por la UNACH. Actor, pintor y escribe cuento, poesía. Ha publicado 5 libros de poesía. Coeditor de Antología Arbitraria de Poetas Jóvenes de Chiapas (Tuxtla Gtz., 2005) y de Porque algún día faltarán cuentos. Antología (otra) del cuento joven en Chiapas (Yajalón, 2007). Ha publicado en las revistas Alforja, Punto de Partida, Arteria, Albatros y Parva y en varias antologías del país. Aparece en El vértigo de los aires. Muestra de poetas nacidos en la década de 1980 de la revista Alforja, en “Del silencio hacia la luz: mapa poético de México. Poetas nacidos en el período 1960-1989 Vol. I y en “Trece poetas de Chiapas: 1970 – 1986” (Punto de Partida, UNAM). Becario en los períodos 2004-2005 y 2007-2008 por el PECDA en el área de poesía. Obtuvo los Juegos Florales San Marcos en el 2006, el Premio Municipal de la Juventud 2007 en el área de Actividades Productivas, el PACMYC 2008 con el libro Cuaderno Invertebrado (Tuxtla Gtz., 2009) y el Premio Regional de Poesía Ydalio Huerta Escalante 2008. Ha escrito y dirigido varios cortometrajes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

bérsame*

-fragmentos-

 

Cuando no la conozco abro la voz de su recuerdo. Dejo instalarse en mi cabeza cada parte suya como para olvidar que existe algún olvido. En esa claridad de sus pisadas le siguen mis palabras versificando sus labios. Paso a paso mis pies siguen el peso de su ausencia, la sostengo entre las manos y toda se me escapa, toda ella se me escurre, toda se me va y me la pierdo.

__

Cuando no la conozco, al caminar mis pies van como al remar mis manos, buscando cada huella o partícula de algún recuerdo suyo. Por las aceras su rostro se dibuja en cada insospechada sombra y pienso en sus ojitos pardos que me iluminan todo. Entre los charcos ella sale de repente a lloviznar mi espalda y se me esparce un aguacero en cada músculo que aprieto, aquí en el corazón.

*Premio Regional de Poesía Ydalio Huerta Escalante 2008

 

 

 

 

 

PASEO EN EL METRO DEL D.F.

 

                                                           A Balam Rodrigo

 

Es bien interesante andar en metro,

subir y bajar rápidamente,

atropellarse y ser atropellado,

guardar la calma

y no dejar de tentarse la cartera por aquello de las dudas.

Mirar a cualquier punto

donde todo se parece.

Sonreír al arquetipo de mujer

que te succiona el alma

del otro lado del asiento.

Y esperar de vuelta el turno

donde tus pies van a seguirla

cuando se vaya para siempre.

Es bien interesante andar en metro

atravesar la ciudad con dédalos insuficientes para la sangre,

aligerar el hálito con la revista monocorde

de una edición barata.

Cuidarse hasta del barro que eructa en tu nariz

y que sale como un torvo diablo subterráneo

a manosearte los ojos mientras llegas.

Sacar la lengua para la sed del ciego

que pausadamente te subleva con sus discos,

y te advierte que en la próxima estación

ya no estarás jamás en el mismo sitio

y tu lugar será lugar para otros que, como tú,

alzan la voz para pedir diez varos.

Es bien interesante andar bajo la voz del día

o de la noche.

Volver a coquetear con la de enfrente

y quererle bajar las pantimedias

para zurcir toda tu piel entre sus piernas;

ya no llorar por tanta inmadurez

y colocarle en los ojos dos poemas

para que aprenda a leer toda tu vida.

Es bien interesante esto del metro

¡Cuánto puede uno hacer y deshacer

con dos pesos en mano!

(de Cuaderno Invertebrado)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MARIO ALBERTO BAUTISTA

Mazatán, 1984.

Licenciado en Lengua y Literatura Hispanoamericana por la Universidad Autónoma de Chiapas. Obtuvo el primer lugar del II Premio Universitario de Poesía Joaquín Vázquez Aguilar 2005 y el primer premio de Cuento Breve en el Concurso 37 de la revista Punto de Partida (UNAM, 2006). Su trabajo ha sido publicado en los volúmenes colectivos Antología Arbitraria de Poetas Jóvenes de Chiapas (Edysis, 2005), Alba por los caminos (UNACH, 2006) y “En el vértigo de los aires. Muestra de poetas nacidos en la década de 1980” (Alforja Revista de Poesía, núm. 37, 2006).

 

 

oh, ya eres de agua, de casi nada, de agua…

José Watanabe

Siempre que llueva

procura resguardarte:

 

bajo techo, no bajo el peso ilusorio de un ramaje. Siempre

que llueva, protégete,

 

huye,

 

evita los puentes. No

 

por el resfrío.

 

No

 

Por el regusto dulzón

de Los Cielos cuando se abren:

 

por el temor a confundirme con el agua,

con el líquido espeso de Los Sueños.

 

Cascada finísima.

 

Lancetas,

Perdigones, torrente,

dardos.

 

Recuerda la sangre, recuerda

 

la saliva.

 

En toda oquedad espera tu charco promisorio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

RAÚL VÁZQUEZ ESPINOSA

San Cristóbal de Las Casas, 1981

Estudió la licenciatura en Lengua y Literatura Hispanoamericana en la Universidad Autónoma de Chiapas. Es miembro del Círculo de Lectura  La Verde Lumbre. Obtuvo el segundo lugar en el Premio Estatal de Poesía Raúl Garduño (Juegos Florales de San Marcos Tuxtla  2004). Su trabajo ha sido publicado en “El vértigo de los aires. Muestra de poetas nacidos en la década de 1980” (Alforja Revista de Poesía, núm. 37, 2006). Actualmente cursa la maestría en Ciencias de la Educación.

 

 

 

KURDO

(fragmento)

[V404 CYG]



la vuelta en derredor, es decir,

mera tautología, la vuelta más bien afectada

por la normalidad o un andar en las nubes,

de perfil bajo, siendo; pero, el mismo y verdaderamente

nada, como una profundidad, una palabra que se repite,

la muestra más vulgar de obstinación,

por no dejar de ser menos secundario, lo que se dice

secundario: “gira en torno de verdaderamente nada”

 

 

[fragmento]

en el recelo deja su voz,

en la contención de su voz,

como una más que se despide

con fingido suspenso, eso dijo

cuando el ondulante blanco

se presumía cálido de madre,

de hermana, de calma,

como la calma, a medias

el elemento menos sobresaliente

de la foto familiar, supongamos,

que soy yo; el pasado, el de todos,

curioso desliz de poca monta,

del contacto que se duele se maldice

ya no aquí, sino en cualquier lugar,

sobre el pensamiento más audaz, huir;

pero no es nada, sólo otra forma

para sobrellevar la mediocridad,

 

 

 

 

 

 

 

La altura vuelve en sí

(fragmentos)

En los claustros del alma la herida
yace callada; mas consume hambrienta
la vida, que en mis venas alimenta
llama por las medulas extendida.

Quevedo

SE VIDRIÓ la esquirla mortecina
en su trayecto de estructura troquelada.

Un cilanco ferino
(próximo a la desesperación)
se ha vuelto crimen
.

(¡—Quién supone
gritos en el aire sombroso!)

Lumínico temor. Personajes
que no se cuentan, no se observan, esos, intactos
asesinos que cohabitan con la asfixia.

(de Entre lo timorato y lo arrogante)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

RENÉ MORALES

Ocozocoautla, 1981.

Licenciado en Lengua y Literaturas Hispánicas por la Universidad Nacional Autónoma de México. Ha publicado en las revistas Solario, Viento en Vela, Lenguaraz, Shampoo, Punto de Partida y Alforja, así como en los periódicos El Diario de Chiapas, El Universal y La Jornada. Su obra poética está en los libros Tentación de decir (UNAM, 2002) y Espacio en disidencia (Praxis-Velamen, 2005) y en “El vértigo de los aires. Muestra de poetas nacidos en la década de 1980” (Alforja Revista de Poesía, núm. 37, 2006).

 

 

Un día antes del fin del mundo

-fragmentos-

I

Un día antes del mundo

nos levantaremos temprano 

a ver a los pájaros

y comprenderemos todos sus movimientos

como nunca.

 

En ese momento

nos sentiremos un fragmento sal

una pequeña escarcha de viento

una gota de agua sobre la nieve

y la vida no será más que arena que cae

 

tiempo y sangre

 

II

Un día antes del fin del mundo

Amanda seguirá  en su cuarto sin hacer ruido

como un gato con la sangre inflamada

 

quiero que sepas, Amanda:

 

que al final de la fiesta

todos sabíamos despedirnos en sueco

o algo parecido

 

sal sólo un segundo a escuchar cómo crecen los árboles

a ver como se mueve el pasto en la noche

 

abre la puerta Amanda

si estuvieras aquí nos sentaríamos a ver

una manada de patos en el televisor

y no sabes cómo me gustaría

que uno de ellos se machacara el cráneo

contra la pantalla

 

Amanda abre la puerta

que se ha hecho muy tarde

y la casa se ha empezado a inundar de silencio.

 

 

X

Un día antes del fin del mundo

en la madruga estaré escribiendo

y saldré a acariciar a mi perro

 

con una sonrisa extraña

en los labios

porque para entonces

dudaré si aún estamos vivos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FÉLIX CAMAS

San Cristóbal de Las Casas, 1986.

Actor y escribe poesía y guión teatral. Licenciado en Lengua y literatura hispanoamericana por la Facultad de Humanidades de la Universidad Autónoma de Chiapas. Corrector de estilo en traducciones e investigación lingüística. Obtuvo la mención honorífica en el Premio universitario de poesía Joaquín Vázquez Aguilar en 2007 y 2008. Colaborador y editor de publicaciones literarias independientes Editorial Jex. Ha participado en varios encuentros literarios, entre ellos el encuentro nacional de literatura “Al sur de la Palabra” en 2007, 2008 y 2009. Ha tomado talleres literarios con escritores como Javier Molina,  Roberto Rico en Chiapas y en Campeche con la escritora Lucía Rivadeneyra. Actualmente toma al taller de Francisco Hernández en el Estado de Oaxaca.

 

Memorias de una mujer que hace el amor a solas

 

-Fragmentos-

a Yenni Zavala

 

Apareces furtiva entre el reflejo

de dos amantes cohibidos

y siento como si conociera

cada parte de tu cuerpo.

Es tu boca la certeza

más sabia en la memoria

de esta duda

que vibra de un recuerdo a otro.

Hay paz entre tu lengua.

Dices adiós

y siento como si dieras

los buenos días

&

Así, desnuda,

creo en tu piel como una

posibilidad de vuelo

y tu lengua es cómplice perfecta

de la memoria derruida,

mientras tu sexo

extingue los recuerdos.

&

Al filo

 de tu piel

todo se desangra

&

Tus senos

son gotas de leche

que a tus huesos roídos

alimentan.

&

Estás ahí enrojecida,

serena,

esperando la dosis

del fondo de tu vientre.

&

Tu cuerpo es una duda convertida en llanto.

Al más cercano indicio del origen,

espera el instante exacto

para que con manos desvalidas

y piernas afiladas,

suplique al amor de otra manera.

Una lágrima roza al sexo embravecido.

Sea entonces el licor de tus senos

el que bautice a la demencia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

RODOLFO GIRÓN

El Jobo, 1984.

Col. El Jobo, Mpio. de Tuxtla Gutiérrez Chiapas. 1951 años después de la muerte del hombre más delírico en la historia de la humanidad [Cristo]. Cursó estudios de lengua y literatura hispanoamericana, en la UNACH. Actualmente radica en el mismo lugar. Cursa la Lic. en Historia en la Universidad de ciencias y artes de Chiapas, UNICACH.

 

-fragmentos-

para que la minimalista interrogante de tu silencio

me hiriera en los ventanales

donde la luz enmudecida impacta su congoja

en los corredores donde los pasos de mi madre

resuenan a grito electrizante

en el zaguán abandonado de reptiles

donde el mangle de tu recuerdo

está enmarcado con sollozos secos

Fue menester que pasaran veinte primaveras

cinco expediciones fallidas

y toda una jauría de atardeceres voraces

royendo el tuétano de mi memoria

 

 

si por descuido tu mano duerme sobre el fuego

y la caricia lacerante en tus huesos

viaja a través de laberintos con celestes corazones

tocados por la catadura del relámpago

Es mi mano la que te incita a soportar

a levantarse juntas como torres decididas a todo

a conjugar la dureza de otros puños

con pedazos de alquimia para volverlos ternura

canto y hermandad

Si de la hierba atrapada en el músculo de cinco dedos

con que la hechicera sostiene firme nuestros nombres

mientras trama edades rojas

 y nostalgias secretas

crece la espiral de palabras

atravesadas por funámbulos

en busca de nuevos lenguajes

al borde de los limbos

Recuerda que es nuestra voluntad unida

la que conserva intacta

la tersa piel de este poema

Quizá en algunas épocas pasadas

fuimos horadados por felinos

pero seguimos erguidos

con nuestra sombra plantada al sur

Inmersas nuestras almas en la estación equinoccial

beben el etilo de Marzo

surcado por pájaros amarillos

que afilan el vuelo oxidado de esos viejos libros

arrumbados en los oscuros rincones de la casa

de la sangre sacada a la intemperie

donde la luz es signo disecando sombras altísonas

Hermosa mía si resuelta dejas para siempre

en mi memoria la imagen desvestida de tu voz

el gesto interrogante de tu sexo

antes que la muerte venga con su rostro

a reclamar las arrugas sobre el mío

Yo desde hoy me entrego a ti

como veloz Pegaso aclamaré tu nombre por los aires

invocaré tu cuerpo de potranca

mi pequeña niña capicúa

de doble mar vienes vestida

mi espuma vertiginosa con cristal y aspaviento

Tú toda tú inmejorable Poesía

 

(de De como los desesperados naufragan en las lenguas de aguardiente [Inédito])

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MATZA MARANTO

Ocozocoautla, 1984.

Matza Maranto Zepeda, nació en Ocozocoautla de Espinosa, Chiapas, 1984.  Estudio Ciencias de la Comunicación. Ha participado en diversas lecturas y talleres literarios, entre ellos  el taller de  periodismo y literatura dirigido por el maestro Javier Molina, el taller de creación literaria de Yolanda Gómez Fuentes, entre otros. Actualmente se encuentra como alumna del taller de poesía y lectura comentada que  encabeza la escritora Socorro Trejo Sirvent. Ha publicado en la Antología Arbitraria de Poetas Jóvenes de Chiapas (Edysis, 2005) y Voces que maduran en su caída en la colección Auto de Fe (UNACH, 2006). Correctora de estilo de la Dirección de Divulgación de Secretaría de Educación Pública del Estado. Actualmente escribe “Ex libris” columna semanal para el diario El heraldo de Chiapas.

 

ATAJOS PARA LLEGAR A NADIE

-fragmentos-

 

Contienda en el ocaso

7:45 p.m.

Abres los párpados

para el inicio de la fiesta.

La ciudad, batalla vespertina.

No soy más,

sólo una mujer

que pronuncias

                        y arde.

 

7:50 p.m.

A tu altura

un vacío nos habita.

Cae la nostalgia

y tus letras se estrellan contra el muro.

No soy más,

sólo una mujer que habita

este lugar herido por un río.

 

8:00 p.m.

Tirana, vencedora,

la reina y su festín de gala.

Corte sombría que nos invade,

mirada en desapego.

No soy más. Sólo una mujer que observa

cómo se incendia el horizonte.

 

(de Atajos para llegar a nadie [inédito])

 

 

 

 

 

 

La infinita

-fragmentos-

 

III

No es inútil la rebelión de tus labios

ni de mis senos que son como dos espadas que atraviesan el olvido;

no eres tú el que limpia las aceras donde esta confusión de lenguas te nombra;

es la melancolía del regreso,

esta lágrima que se diluye al final de la calle

un cuerpo habitando en mi cuerpo.

La ciudad no eras tú

La ciudad es esta eterna agonía en la que vivo.

 

IV

Danza nocturna

convierte mi cuerpo en quimera.

Ciudad-vientre

de semáforos clandestinos.

 

He recorrido innumerables puentes

ahí donde soy en cada hombre

una imagen que se alarga entre los muros.

 

 

Bibliografía consultada

_ Antología Arbitraria de Poetas Jóvenes de Chiapas. Selección de Fernando Trejo y Luis Daniel Pulido. Presentación de Marco Antonio Orozco Zuarth, Edysis, México, 2005.

_ Jaime Sabines. 83 aniversario, 83 poetas. CONECULTA-Chiapas, Secretaría de Educación, 2009. Colección La Lectura con Hechos

_ Trece poetas de Chiapas: 1970-1986. Selección de Balam Rodrigo. Revista Punto de partida, nueva época,  no. 149.

_ La poesía chiapaneca escrita por mujeres en el siglo XX. Poesía en voz alta. Antología para jóvenes. Comentarios, selección de textos y fichas de autores de Socorro Trejo Sirvent, Secretaría de Educación, Volumen III, Tomo II, México, 2002.

_ Espacio en disidencia. Poemas de Iván Cruz, Leopoldo Lezama, Rafael Mondragón, René Morales, Luis Paniagua, Luis Téllez y Alberto Trejo. Presentación de Saúl Ibargoyen y Hernán Lavín Cerda, Praxis, México, 2005.

_ La luz que va dando nombre. Veinte años de poesía en México 1965-1985. Dirección de Alí Calderón. Selección de José Antonio Escobar, Jorge Mendoza y Álvaro Solís. Prólogo de Jorge Mendoza y Alí Calderón. Gobierno del Estado de Puebla, Secretaría de Cultura MMVII.

_ En el vértigo de los aires. Muestra de poetas nacidos en la década de 1980. Selección y prólogo de Alí Calderón e Iván Cruz Osorio. Revista Alforja, número 37, México, Verano 2006, Nueva época.

 

 



[1] Fabián Rivera, “Carruaje de pájaros: poesía vuelo alterno”. Periódico El Heraldo de Chiapas. Martes 27 de mayo de 2008.

[2] Alí Calderón, “En el vértigo de los aires. Muestra de poetas nacidos en la década de 1980”. Alforja, Verano 2006. Nueva época.

[3] Balam Rodrigo, “Trece poetas de Chiapas: 1970-1986”. Punto de Partida. Nueva época / No. 149.

[4] Iván Cruz Osorio, “En el vértigo de los aires. Muestra de poetas nacidos en la década de 1980”. Alforja, Verano 2006. Nueva época.

[5] Luis Paniagua, “Algunas observaciones alrededor de Cuaderno invertebrado, de Fernando Trejo” texto no leído en la presentación del libro Cuaderno Invertebrado en el Encuentro Iberoamericano de Poesía “Carruaje de Pájaros” en la ciudad de San Cristóbal de Las Casas, 2009.

[6] Referencia extraída del sitio: http://www.puntodepartida.unam.mx/index.php?option=com_content&task=view&id=448&Itemid=29 [Consultado el 11 de octubre de 2009].

[7] Fabián Rivera, “Entre lo timorato y lo arrogante: panorama de tres soledades”, texto leído en la presentación del libro Entre lo timorato y lo arrogante en el centro cultural Jaime Sabines, en 2008.

[8] Fernando Trejo, ibid.
 

Marcando el paso de lo incierto...  
   
Publicidad  
   
Salamandra 0  
  "Que las palabras no mueran permanezcan inmersas en el perpetuo movimiento de las letras".

Editorial
 
Salamandra 1  
  "Y otra vez comienza la batalla, cuando una palabra se incrusta armada".

Editorial
 
Salamandra 2  
  "La palabra es silencio, ausencia;
el arder de una ola que cae".

Editorial
 
Salamandra 3  
  "Se atan los signos en la calle, en el puente, en el parque...
!Cuanto camino¡ siempre veo un lenguaje distinto".
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Todos los textos son responsabilidad de los autores. El diseño de la página es responsabilidad del equipo editorial- derechos reservados Salamandra 2008-.