REVISTA DE CREACIÓN Y DIVULGACIÓN
BIENVENID@...CONOCE LA SALAMANDRA  
  Inicio
  ¿Que es la Salamandra?
  Salamandra. Vol 12
  Ediciones anteriores
  => Salamandra Vol. 8
  => Salamandra Vol. 7
  => Salamandra Vol. 6
  => Salamandra Vol. 5
  => Salamandra. Vol. 4
  => Salamandra Vol. 3
  => Salamandra Vol. 11.
  => Salamandra Vol. 2
  => Salamandra Vol. 1
  => Salamandra Volumen 9.
  => Salamandra Vol. 10. Mitologia
  Equipo editorial
  Pergaminos
  Sitios de interés
  Noticias
  Libro de visitas
Da click en las opciones de arriba para conocer más detalladamente el proyecto de creación cultural
Salamandra Volumen 9.

Volumen 9
Descargar la versión Pdf


(Año 2. Volumen 9. Número 2.  Mayo – Junio de 2009)

*** 

Literatura

 

 

El correr de los coches bomba

                                   / Eduardo de Gortari

 

We know a place were no ship goes…

No cars go were we know

The Arcade Fire

Hemos salido a la carretera

Dejamos los inviernos subcutáneos en casa

y la fe //toda// en los mapas celestes que nos habitan

llenos de volátiles parvadas

sobre el cableado eléctrico de la voz 

 

Con las venas a la intemperie

la sangre es bitácora de batallas invisibles

porque todos nuestros demonios

se construyen con lo que no se ve 

y no tenemos más que este conjuro

las palabras que entrega el recuerdo

empuñando en la boca una flama diminuta 

y un ramo de pixeles en el cielo nocturno

 

todo para vencer la geometría de nuestras murallas

todo para que reverdezca desde el silencio

el amor amargo y sus entierros

todo para revivir auroras boreales

en el resplandeciente infinito de una canica de cristal

como si fuera la raíz de toda la luz

todo con tal de cargar de balas      de shocks eléctricos

el corazón de nuestras parvadas

 

Ayer salimos               y la carretera se construye

en una radiografía del esqueleto del mundo

que alguien soñó por nosotros

//porque alguien soñó por nosotros este instante//

 

Hemos salido a cortar con un bisturí de signos

la piel que cubre el corazón de las cosas

y ese corazón nos revelará su escritura

como otra forma de haber nacido

como otra forma de reiterar el mundo



***

Fundación de la casa

                                               / Mijail Lamas

 

1

Fundamos la casa en un cuarto piso.
Salvo los aviones,
nadie vive por encima de nosotros.
Ella delimitó sus dominios, no muchos,
la casa es chica.
No es difícil encontrarse a cada paso,
poco a poco dejamos de ser desconocidos.
Ella me deja entrar en la cocina,
que yo prepare de comer no significa
una invasión a su territorio.
En la mesa de la sala esta mi oficio,
desde ahí miro las repisas con los libros
y cerca de donde se lee historia universal
está la foto de la boda.
En ella no me parezco al que soy todos los días,
luzco feliz de otro modo,
de otro modo del que soy ahora.

 

VII

Me recibes llorando.
Mamá llamó y te dijo que la muerte
ha vuelto a convocar a la familia.

Habías estado nerviosa.
La noche anterior soñaste una boda,
tu tía la mayor siempre decía
que aquello era un presagio de la muerte.

Mi madre te ha dicho que debo regresar a casa
para estar con la familia.
Apresurado alisto la maleta para el viaje.
Entonces me doy cuenta
que mi casa está contigo.

 

Tomado de Cuaderno de Tyler seguido de Fundación de la Casa.

Fundación para las Letras Mexicanas y Ediciones sin nombre. 2007.

 

 

 

***


Indicaciones del barquero 

                                                           / Álvaro Solís

 

 

Debes remar sin prisa,
la otra orilla te esperará de todas formas.

Que no se cansen tus hombros,
que nunca el remo encuentre impulso del abismo.

Que tu cuerpo rompa los obstáculos que interpone el aire,
que tu mirada logre, con la persistencia del suicida,
penetrar la oscuridad del río que conduce hasta la muerte.

Qué oscura es el agua del abismo.
Qué clara te parecerá entonces la hora última.

 

 

 

EL ABRAZO DE DIOS

 

 

Amargo animal que soy, que he sido.

Jaime Sabines

Amargo, la boca amarga,

la sed insaciable despertando desde no sé cuándo antes que yo.

Amargos los días y las noches amargas y sedientas y frías

calles y vientos malheridos tocando mi piel que no se queja.

Amargo, interminable sed que me acompaña.

Amargo, la sed amarga de los días sin satisfacción.

Amargo el abrazo del adiós. Amargo Dios,

la memoria la decrepitud el tiempo.

 

*** 

 

…si alguien me busca/

                                                                       Indira Villanueva

 

…si alguien me busca,

digan que partí con la muerte

a escudriñar su interior

y a plagarla de canciones.

 

…si alguien me busca,

digan que estoy en el supermercado

llenando una cesta con versos

sabor a brócoli,

            manzana,

            plátano,

            ciruela,

            y melocotón

(los aromas se impregnan de poesía),

 

…si alguien me busca,

digan que partí con el viento

–rápida y etérea–

            y me convertí en estela

            para cantar,

con los pájaros,

            penas.

 

…si alguien me busca

digan que navego en el mar profundo

            emulada en sirena;

            llamo a Odiseo

            para amarlo eternamente.

 

…si alguien me busca,

digan que me fui tras Efraín Bartolomé

para ponerle metáforas

a la cola de un quetzal.

 

…si alguien me busca,

digan que no estoy

            que partí

            y no saben cuando vuelvo,

            pues partí con la poesía

            a transformar el universo.

 


***

Un Demonio en Cicatrices/                         

                                               Juan Manuel Olivera López

 

Por el temblor que en este momento  presenta mi cuerpo entero, apenas si puedo escribir este acontecimiento, mas siento la fatal necesidad de escribirlo, relatarlo, tan solo mi piel y cabello se erizan por completo y la sangre se congela en mis venas al recordarlo.

Mi profesión, mi ocupación, ¡Mi vida! Es la taxidermia o más específico, era, trabajaba en un mi pueblo, ubicado en el centro de un peculiar bosque, que todos los días, exactamente a las cinco en punto de la tarde, el sol se ocultaba, y la luna aparecía al instante conforme iba ocultándose el sol, un hermoso lago se encontraba a pocos minutos del pueblo, donde acostumbraba ir a pescar, relajarme e incluso dormir.

Los habitantes de mi pueblo eran muy pocos, éramos menos de 90 pero más de 70, y la gran mayoría de ellos se dedicaba a la caza, por lo que mi trabajo prosperaba completamente, diario tenía mínimo quince encargos, en aquellos días muy atareados llegaba a tener hasta cuarenta animales por disecar, me llevaban todo tipo de especies, águilas, osos pequeños y grandes, peces, halcones, lobos, coyotes y muchos más.

Cierto día, ya muy avanzada la noche, comencé a escuchar fuertes toquidos en mi puerta, el zaguán era azotado con tal brutalidad que parecía haría un agujero en la puerta de cedro, decidí ignorarlos y tan solo grité: -Váyase, por ahora  no estoy trabajando, vuelva mañana por favor-. Pero los toquidos continuaron, fueron tan insistentes que mi paciencia llegó a su límite, me paré de la cama y fui a abrir la puerta, no vi ni un alma en al menos medio kilómetro a la redonda, pero debajo de mi puerta se hallaba un lobo, el pobre animal ya había estaba en su último aliento, estaba completamente flagelado de las extremidades, el hocico estaba casi roto por completo, la oreja, la tenía muy desgarrada y de sus ojos brotaba sangre, en su mirada se pedía la muerte pronta, decidí “ayudar” al animal y terminé el trabajo que algún desdichado había comenzado, en esa misma noche preparé todo para realizar mi profesión con el animal, fue rápido por dentro, pero me di a la tarea de coser por completo todo aquello que tenía roto o desgarrado.

A la mañana siguiente, cuando desperté vi satisfecho, mi trabajo concluido, ese animal era hermoso, no lo había notado, su pelaje era casi plateado y reflejaba la luz, tenía unos ojos grandes que se veían llenos de inocencia y piedad, y aún ya muerto, brillaban, su cola, estaba enroscada hacia arriba casi por completo.

Así hice mi día normal, continué con mis encargos y ya entrada la temprana noche, acudí al lago y me recosté por unos minutos, de pronto, un sonido entre las hierbas turbó mi descanso, me incorporé rápidamente  tomé mi arma y la cargué, de entre la espesura, salió un lobo, con un muy oscuro pelaje y en una actitud muy violenta, se fue sobre mí y por reacción disparé el arma contra la bestia, el plomo le atravesó el cráneo y murió instantáneamente, decidí dejar al animal ahí pudriéndose a la orilla del lago, y me fui a mi morada.

Al llegar a mi casa simplemente como acostumbraba fui hasta mi habitación, me recosté en mi cama y dormí placenteramente. A la mañana siguiente un forastero del pueblo me fue a dejar unos trabajos, eran aves que seguro cazó en el monte, lo tomé tan sólo como un trabajo más, pero antes de irse el forastero me pidió de favor que se los tuviera para esa misma noche, le dije que eso era imposible, tenía decenas de encargos y no le podía dar preferencia a nadie, el forastero me ofreció triplicar la paga a cambio de hacerle ese favor, por lo que accedí, me puse a trabajar inmediatamente en esos pedidos, llegada la noche justo antes de cerrar, llegó el extraño a recoger sus animales disecados, tras la entrega me pagó, justo como él lo prometió, al momento de darle sus aves, algo en ese hombre no me daba mucha confianza, tenía una cicatriz muy extraña entre el labio superior y su nariz, otra del mismo tipo en la oreja derecha, pero no le di importancia, me despedí muy gentilmente y el desconocido se marchó.

Como parte de mi rutina, fui al lago,  pero no encontré el cadáver del lobo que había asesinado la noche anterior, pero estaba completamente seguro de que algún pescador lo echó al lago, esta vez me puse  a leer un buen libro, ya muy entrada la noche, nuevamente, comencé a escuchar un ruido extraño entre los árboles, era el extraño, no di importancia a su presencia, lo saludé como una simple persona más y continué leyendo, de pronto, un silencio muy prolongado y algo incómodo se fue creando en el ambiente, el forastero se despidió con un estrechamiento de manos y se retiró, vi su silueta perderse entre la espesura y la neblina.

Al regresar a mi casa, pasando por el corredor, algo me dijo que entrara a mi sala principal, donde tenía a todos los animales que ya habían sido parte de mi profesión, entré a la sala todo estaba en orden y en su lugar, pero había algo que no cuadraba, de pronto, me percaté de lo que era, el lobo que había disecado días antes estaba en una posición completamente diferente a la que yo lo había dejado; su hocico apuntaba a otra parte, las patas estaban en diferente posición , tenía una oreja abajo, incluso la expresión de sus ojos había cambiado, ahora era una mirada pesada, terrorífica, y muy sanguinaria.

Este cambio tan radical en un objeto inanimado me provocó gran intriga y terror simultáneamente, pero decidí tomarlo como una broma  de muy mal gusto hecha por alguna persona sin nada mejor que hacer. Al igual que cada noche me arropé para dormir, mas al recostarme pasó demasiado tiempo sin que pudiera conciliar el sueño, ese lobo que había muerto a manos mías la noche anterior y el hecho de que su cadáver ya no se encontrara el día de hoy, la aparición del forastero en el lago justo en el mismo momento en que yo me encontraba ahí, y el cambio total en la posición del lobo me tenían algo preocupado y, tuve que aceptarlo, tenía miedo.

La mañana siguiente no abrí mi negocio, decidí quedarme en mi morada a ponerme a analizar detenidamente los hecho que recientemente había ocurrido en mi ya aturdida vida, tras varias horas de pensar, recordar, después de varios puros, e incontables copas de whiskey, frené mi mente, y recordé que todos estos sucesos comenzaron la noche en que aquel lobo moribundo apareció a mi puerta.

Justo en el momento en que ese pensamiento se vino a mi cabeza, un sonido bastante aparatoso se produjo en el interior de mi sala, me levanté instantáneamente, y corrí hecho una centella hasta la sala mencionada, el lobo ya no se encontraba, todo estaba  tirado, y los demás animales también habían cambiado drásticamente su posición.

Mis ojos apenas podían creer lo que veían, la impresión fue tal, que en ese momento me desplomé por completo, perdiendo el conocimiento por casi toda la noche, al despertar, todos los animales estaban de nuevo en su posición original, como si nada hubiera ocurrido, y, lo que me hizo estar al borde de un colapso, el lobo estaba ahí, totalmente quieto, en la ¡Posición original también! Aún no me incorporaba del todo y ya estaba buscando una respuesta lógica para lo recién acontecido, aunque sabía que no la hallaría, escuché la puerta ser tocada con demasiada insistencia, un alma necia me perturbaba cuando ya estaba en un punto final para sufrir un ataque, pero decidí aun así, guardar la compostura y fui a abrir amablemente como acostumbraba, era ese forastero, ese extraño que desde la primera vez que nuestras miradas se cruzaron, no me dio confianza en el más mínimo detalle. Me dijo que había escuchado unos ruidos demasiado estrepitosos hace unas cuantos horas, y como después de eso hubo una tranquilidad demasiado perturbadora, se preocupó por mi integridad y vino a ver cómo me encontraba, (desde luego no creí ni una palabra de lo que acababa de salir de su boca) sólo respondí: - Gracias por preocuparse forastero, pero me encuentro muy bien, por el momento estoy agotado, tuve un día muy complicado, le agradecería si se retirara-. El hombre no dijo nada, hizo una mueca en señal de antipatía y se fue.

Olvidé todo lo ocurrido y sólo me retiré a descansar, por la mañana, el extraño se despedía de todos, estrechaba las manos de casi todos los habitantes del pueblo, al parecer ya se iba, y por consecuencia, la tranquilidad, retornaría, en parte, a mi vida, así que conteniendo las ganas de saltar y arrojar una estrepitosa carcajada, fui y me despedí de él, con sus cicatrices por casi toda la cara apenas se podía distinguir su hipócrita sonrisa, así por fin, ese hombre abandonó el pueblo. Ese día, por primera vez desde la llegada de ese infeliz, fue normal. Luego de regresar del lago, llegué a mi sala, ya olvidado de lo ocurrido la noche anterior, pero, el lobo nuevamente no se encontraba, decidí no torturarme más y opté por olvidarme de ese animal muerto, toda la noche se escuchaban aullidos en el monte, algún animal no me dejó conciliar el sueño, pero me sentía muy bien dentro de mí y como pude, me dormí.

Al despertar, luego de abrir el primer ojo, una avalancha de respuestas saturaron mi mente, las cicatrices del lobo, el deformado rostro del extraño, la ausencia del lobo cuando el extraño acudía a mi morada o lo encontraba en el lago, la despedida del forastero y la extraña y prolongada desaparición del lobo. Todo, todo eso invadió mi cabeza, mi razón, no pude hablar, tan sólo corrí hasta la sala, el ejemplar disecado aún seguía en ausencia, al igual que el extraño.

No abrí mi negocio. No he salido de mi hogar, quemé todos los animales que habían sido parte de mi práctica matutina, su mirada acosadora me seguía por toda la casa, puse tablas en todas las entradas de mi hogar, ahora no puedo conciliar el sueño, me he cortado los párpados para estar siempre al pendiente, cada noche, el aullido demoníaco del desgraciado, ¡En la montaña se escucha! ¡Me llama! ¡Viene por mí! ¡Cada noche! ¡Auxilio! Y ahí  continúa, su macabra silueta, se ve en la punta de ese monte, aullando, llamándome, ¡Ven, ven de una buena vez.

 

 

 ***

Ciencia

 

Inteligencia lógico-matemática y género femenino

Luz María Gómez Ávila (UACM)

Juan Manuel Juárez Velázquez (IPN)

 

 Una de las mejores creaciones de la mente humana

es la matemática, pues no sólo constituye  la apoteosis

 del  pensamiento racional, sino que también es la espina

dorsal que confiere a la especulación científica la

rigidez necesaria para afrontar la experiencia.

Peter Atkins

 

 

            Existe una creencia, sumamente popularizada, que indica que a las mujeres “no se les dan las matemáticas”. Tal creencia parecería reforzada por el hecho de que son ampliamente desconocidos los casos de mujeres que hayan realizado contribuciones importantes dentro de las matemáticas (lo cual es falso, ya que existen numerosas representantes). ¿Existe un sustento fidedigno para esta suposición? Este artículo tiene como propósito brindar algunos elementos para analizar, de manera más objetiva, esta cuestión. Empecemos por definir algunos conceptos clave.

 

            ¿Qué es la inteligencia lógico-matemática?

 

            Desde la década de los 80’s el psicólogo Howard Gardner (2005a) comenzó a trabajar en la Teoría de las Inteligencias Múltiples. Algunos lustros más tarde, haciendo hincapié en que ésta es una teoría que continúa en evolución, Gardner (2005b) postuló que la inteligencia es un potencial multidimensional, que puede clasificarse en nueve tipos: lingüística, lógico-matemática, musical, corporal-cinestésica, espacial, interpersonal, intrapersonal, naturalista y existencial. Esta lista, indica el autor, no es inmodificable. En concreto, la inteligencia lógico-matemática se refiere a:

 

·         la capacidad de abordar los problemas mediante procesos analíticos y lógicos,      

·         la facilidad para la realización de operaciones matemáticas,

·         la aplicación del análisis matemático en procedimientos científicos.

 

            Una persona con una inteligencia lógico-matemática desarrollada, la manifiesta a través de: procesamiento de números, captación y manipulación de patrones y secuencias lógicas, detección y trabajo con proporciones, razonamiento lógico en la solución de problemas, establecimiento de categorías y relaciones y experimentación con ambas, organización y dominio de estrategias para resolver operaciones matemáticas, pensamiento abstracto, aplicación de estrategias lógicas en juegos como rompecabezas, acertijos, ajedrez.

 

            Gardner (2001: 45) define la inteligencia como: “un potencial biopsicológico para procesar información que se puede activar en un marco cultural para resolver problemas o crear productos que tienen valor para una cultura […] Las inteligencias no son algo que se pueda ver o contar: son potenciales –es de suponer que neurales- que se activan o no en función de los valores de una cultura y de las decisiones tomadas por cada persona y/o su familia, sus enseñantes y otras personas”.

 

            Aquí debe hacerse énfasis sobre varios puntos anotados por Gardner:

 

1) la inteligencia es un potencial biopsicológico (neural), en todos los seres humanos. Esto es, en cualquier persona fisiológicamente “normal”, de sexo masculino o femenino, existe el potencial natural para ser inteligente, en todos los tipos de inteligencia.

 

2) La inteligencia no se desarrollará si no existe un marco cultural que valore ese tipo de inteligencia. Tal como se revisará más tarde en este artículo, hombres y mujeres obtienen buenos resultados en matemáticas en aquellas sociedades en que dicho aprendizaje es valorado e impulsado.

 

3) El desarrollo de la inteligencia se encuentra en dependencia de la decisión que cada persona, su familia y sus educadores, tomen al respecto. Es decir, si algún individuo, su parentela o sus enseñantes no se comprometen en hacer desarrollar el potencial de inteligencia lógico-matemática de cualquier varón o mujer, esta inteligencia, muy probablemente, no se desplegará.  

 

¿Cómo se determina la competencia matemática?

 

            La competencia matemática requiere que un individuo (hombre o mujer) no sólo tenga un buen nivel de conocimientos declarativos, procedimentales y conceptuales, sino que sepa utilizar estos conocimientos eficientemente, estando consciente del contexto de aplicación (Byrnes, 2001).

 

            El conocimiento declarativo es aquel que se tiene sobre “hechos matemáticos”. Por ejemplo, saber que la respuesta a cálculos como 12 X 12 es 144, o que la raíz cuadrada de 9 es 3.     El conocimiento procedimental. Un procedimiento está compuesto por el conjunto de operaciones o acciones necesarias para resolver correctamente una operación matemática.        El conocimiento conceptual. Esto se refiere a: la comprensión del significado y uso apropiado de los hechos matemáticos y los procedimientos; la relación correcta entre los símbolos matemáticos y sus referentes; la construcción de categorías matemáticas y definiciones; el manejo de esquemas (representaciones abstractas que agrupan elementos comunes). De acuerdo con lo anterior, se puede clasificar a los estudiantes (mujeres u hombres) en cuatro grupos:

 

1) Aquellos que carecen de un buen nivel de conocimiento declarativo, procedimental y conceptual, y por tanto, no son capaces de crear estrategias.

2) Aquellos que cuentan con niveles correctos de conocimientos declarativos y procedimentales, pero que no cuentan con buenos conocimientos conceptuales, presumiblemente, a causa de falta de práctica, o exposición a métodos de enseñanza poco eficientes.

3) Aquellos que sí cuentan con niveles aceptables de conocimientos declarativos, procedimentales y conceptuales, pero requerirían de práctica intensiva para desplegar sus habilidades, o bien, de métodos de enseñanza más adecuados para explotar sus conocimientos.

4) Los individuos con talento matemático, que son aquellos hombres o mujeres que cuentan con amplios conocimientos conceptuales, declarativos y procedimentales que los capacitan para resolver una amplia gama de problemas, gracias a haber recibido una instrucción adecuada, y suficientes oportunidades para aplicar sus conocimientos (Byrnes, 2001).

 

            De todo lo anterior se puede desprender otra cuestión, susceptible de análisis: ¿existirán diferencias cerebrales entre los dos géneros, que impidan que las mujeres tengan un buen desempeño en las matemáticas? Revisemos las evidencias.

 

La inteligencia lógico-matemática y el cerebro    

 

            Lo primero que debe aclararse acerca de nuestros conocimientos sobre el cerebro humano, es que éstos son aún limitados. Y adicionalmente, no existen suficientes investigaciones neurocientíficas sobre habilidades matemáticas, por lo cual no se cuenta con evidencias concluyentes en este campo. Sin embargo, algunos datos que se han obtenido, revelan que:

 

·         Las habilidades de orden superior involucran actividad neuronal de gran parte del cerebro, y en el caso de las matemáticas, especialmente de los lóbulos frontales.

·         Las habilidades mentales involucradas en actividades complejas, como es el caso del procesamiento numérico, no son susceptibles de ser aisladas y/o localizadas en un área cerebral específica. Algunas áreas activas en tareas matemáticas no son exclusivas de éstas, sino que se utilizan igualmente para trabajar con datos no matemáticos (Ballestra, Martínez y Argibay, 2006).

·         En la mayoría de las personas, el pensamiento lógico-analítico parece procesarse prioritariamente en el hemisferio izquierdo (o derecho, en el caso de los zurdos).

·         Algunas operaciones matemáticas (por ejemplo, multiplicaciones), activan regiones corticales diferentes a las que se activan para otros cálculos (tales como restas).

·         El cerebro de la gente con talento en matemáticas es diferente porque ha sido expuesto a abundante práctica en esta materia, creando redes neuronales que reestructuran la arquitectura de la corteza encefálica.

·         No se han encontrado evidencias que apoyen la idea de que los varones cuenten con ventajas cerebrales que les permitan desempeñarse mejor que las mujeres en matemáticas.

·         La acción de la hormona testosterona en el cerebro de los varones, durante la etapa prenatal, “masculiniza” el cerebro, provocando que, en su desarrollo posterior, éstos cuenten con la capacidad de manipular objetos mentalmente, y puedan efectuar tareas cuantitativas que se basan en representaciones visuales. Sin embargo, se ha constatado que, con el entrenamiento adecuado, las mujeres pueden alcanzar el mismo nivel de ejecución que los hombres, en dichas tareas (Halpern et al, 2008).

 

            El profesor e investigador en Desarrollo Humano, James P. Byrnes (2001), indica que se ha demostrado que los niños y las niñas con talento matemático detentan por igual  actitudes positivas hacia esta ciencia, y que sus padres no los han expuesto a tendencias sexistas hacia el estudio de las matemáticas. Es decir, para dominar esta materia no existe mejor medio que la práctica extensa, con actividades significativas y con una buena guía didáctica.

 

 

 

 

¿Han existido mujeres sobresalientes en inteligencia lógico-matemática?

 

            Tal vez para algunos de los lectores resulten conocidos los siguientes teoremas: de Pitágoras, de Fermat, de Silvestre, de Taylor, del Binomio de Newton, y de tantos otros con nombres de varones importantes dentro de la historia del desarrollo de las Matemáticas, pero, ¿alguna vez en nuestra vida académica hemos escuchado hablar de algún teorema que lleve nombre de mujer? La respuesta en general se inclinaría hacia el “no”. Entonces... ¿donde están las mujeres con gran inteligencia lógico-matemática? He aquí unos cuantos ejemplos (entre muchos) de ellas, y de las aportaciones que han realizado:

 

v  Emilie du Châtelet (1706-1749). Astrónoma y matemática autodidacta. Tradujo los trabajos de Leibnitz y Newton, añadiendo comentarios y explicaciones en las partes más complicadas. Su versión francesa todavía está en uso. Su estudio sobre el momentum se oponía a la conclusión newtoniana, y hoy se ha probado que ella tenía razón.

 

v  Marie-Sophie Germain (1776–1831). Matemática autodidacta. Por múltiples medios fallidos, su familia intentó impedirle que estudiara matemáticas. Ganó en un concurso de la Academia Francesa de las Ciencias, pero por miedo al escándalo, no se presentó a la premiación. Sus trabajos sobre matemáticas aplicadas se usan todavía hoy en la construcción de rascacielos. Sentó las bases de la física matemática, especialmente en el estudio de la acústica y la elasticidad. Trabajó en la Teoría de números. Logró hacer progresos en una prueba del último Teorema de Fermat, al abordar el estudio de exponentes primos menores a 100. A partir de esto, algunos números primos reciben hoy el nombre de “números primos Sophie Germain”.

 

v  Sonya Vasilievna Kovalevskaya (1850-1891). Es considerada como uno de los máximos genios matemáticos de los últimos siglos. Fue la primera mujer en obtener un doctorado en matemáticas, en la universidad de Gotinga, con la distinción Summa cum laude. También fue la primera mujer en dictar cátedra en una universidad europea (Estocolmo). Fue miembro de la Academia de Ciencias de San Petersburgo. Recibió el premio Bordin, de la Real Academia Francesa de Ciencias, por su estudio sobre la rotación de un cuerpo rígido alrededor de un punto fijo (conocido como “el trompo de Kovalevskaya”), aplicando esto al estudio de la rotación de los anillos de Saturno. Fue la primera mujer en formar parte del comité editorial de una publicación especializada sobre matemáticas. Su disertación doctoral sobre ecuaciones diferenciales parciales se conoce hoy como el Teorema Cauchy-Kovalevskaya.

 

v  Emmy Noether (1882-1935). Su acceso a la universidad se vio dificultado debido a que la sociedad de su tiempo consideraba a las mujeres como inferiores o secundarias, y este campo de estudio les estaba vedado.  Sin embargo, logró obtener un doctorado, con una de las más altas menciones honoríficas: Cum Laude. Entre numerosas aportaciones, una de las más relevantes es el Teorema de Noether, que fue esencial en la teoría de la relatividad, recibiendo así el elogio de Albert Einstein.

v  Grace Murray Hopper (1906–1992). Graduada en física, obtuvo un doctorado en Matemáticas. Ingresó a la Marina, en donde se desempeñó en el Departamento de Inteligencia, demostrando grandes aptitudes en informática. Sus trabajos condujeron a la creación del lenguaje de programación COBOL, que hasta el presente es utilizado como lenguaje de gestión.

Cabe enfatizar que la inteligencia lógico-matemática no se utiliza solamente en las matemáticas, sino en todas las ciencias. Aquí la lista de mujeres con un alto desarrollo de este tipo de inteligencia se amplía notablemente. Citemos, muy someramente, sólo algunos ejemplos, de entre una abultada cantidad:

v  Marie Curie (1867-1934), química y física, fundó y dirigió el Instituto Radium en París. Premio Nobel de Física 1903 por sus trabajos pioneros en radioactividad (compartido con su esposo, Pierre, y con Becquerel). Primera profesora en la Universidad de la Sorbona. Premio Nobel de Química 1911, por su descubrimiento de los elementos químicos radio y polonio.

v  Irène Curie  (1897– 956). Física, hija de Marie y Pierre Curie. Premio Nobel de Física 1935, por sus investigaciones sobre la radiactividad del polonio y el torio. Subsecretaria de Estado (Francia) en el Departamento de Investigaciones.

v  Rosalind Hélice Franklin (1920–1957). Química. Fue la primera persona en reconocer la forma de hélice del DNA. Sus trabajos precedieron a los de Watson y Crick, que recibieron el Premio Nobel e Fisiología y Medicina. Nunca se le dio crédito oficial.

v  Lise Meitner (1878-1968). Física nuclear. Tuvo que desarrollar sus investigaciones en laboratorios del sótano de un instituto de Física, ya que por ser mujer se le prohibía la entrada a los del instituto. Descubrió que el núcleo de un átomo puede dividirse en dos y liberar enormes cantidades de energía. El Premio Nobel de Química (1945) se le otorgó a Otto Hahn, omitiendo que ella había colaborado para el descubrimiento de la fisión nuclear, y dado la primera explicación teórica sobre este proceso. Durante los años 20’s y 30’s se le nominó para dicho premio en varias ocasiones. Descubrió 9 elementos radiactivos.

v  Maria Goeppert Mayer (1906-1972). Física. Premio Nobel de Física por su trabajo sobre modelos de núcleos de los átomos.

v  Chien Shiung Wu (1912-1997). Física experimental. Participó en el proyecto secreto para el desarrollo de la bomba atómica. Investigó sobre la desintegración nuclear. Experimentalmente (“el Experimento Wu”), demostró la violación de la paridad por las interacciones nucleares débiles (desintegración β). El Premio Nobel de Física 1957 fue otorgado a investigadores varones que habían postulado esto mismo, de manera teórica; no se tomó en consideración el aporte experimental de Wu.

Adicionalmente, debe mencionarse que en la actualidad, en algunos países, existen asociaciones de mujeres matemáticas o científicas. Es el caso, por ejemplo de la Association for Women Mathematics (EUA), que año con año celebran ciclos de conferencias (bautizadas como “Emmy Noether”), impartidas por mujeres matemáticas sobresalientes. En España existe una Unidad de Mujeres y Ciencia, una Asociación de Mujeres en la Ciencia y la Ingeniería, y una Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas. Otro caso es la Red PREMA, que tiene como objetivo impulsar la reflexión sobre las causas y consecuencias de las diferencias de género en el desempeño matemático, e incidir en la reducción de las variaciones académicas intergenéricas. 

En nuestro país, si bien las mujeres han tendido a desarrollarse mayormente en Ciencias Sociales, por supuesto existen muchas dignas representantes en Ciencias Naturales y Exactas. La Academia Mexicana de las Ciencias reporta que, en 2007, contaba entre sus integrantes con un mayor porcentaje (21%) de mujeres que otras academias de primer mundo. Según la ANUIES, ya en el año 2003, 47.5% de la población estudiantil en Ciencias Naturales y Exactas estaba constituida por mujeres. Sólo citaremos aquí a algunas féminas mexicanas destacadas en inteligencia lógico-matemática:

·         Herminia Pasantes y Ordónez. Premio Nacional de Ciencias Naturales 2001. Premio Nacional de Ciencias y Artes. Investigadora Emérita del Instituto de Fisiología Celular de la UNAM. Estudia mecanismos celulares.

·         Luz María del Castillo Fragoso. Premio en Ciencias de la Academia de Investigación Científica. Ha desarrollado su trabajo en físico-química, estudiando las propiedades de diversas enzimas.

·         Ana María López Colomé. Desarrolla estudios en bioquímica, como investigadora del Instituto de Fisiología Celular. Premio L’Oréal-UNESCO 2002.

·         Esther Orozco Orozco. Estudia genes y proteínas que participan en la virulencia de la amiba, con fines a desarrollar una vacuna. Medalla Pasteur (Francia, 1997). Premio L’Oréal-UNESCO 2006.

·         Patricia Romero Lankao. Integrante de la Red del Centro Latinoamericano de Administración para el Desarrollo. Participante en el Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU, que recibió, conjuntamente con Al Gore, el Premio Nobel de la Paz 2007.

·         Silvia Linda Torres y Castilleja. Astrofísica, investigadora emérita del Instituto de Astronomía (UNAM). Fundadora y editora de la Revista Mexicana de Astronomía y Astrofísica. Por su investigación sobre nebulosas galácticas recibió el Premio Nacional de Ciencias y Artes, 2007, en el área de Físico-Matemáticas.

En relación con México, un buen indicador de la inclusión de mujeres en carreras que requieren un gran ejercicio de la inteligencia lógico-matemática, es que en las últimas dos décadas, se ha registrado un incremento anual de 1% en las llamadas “ciencias duras”. Poco a poco va quedando obsoleto el pensar que las mujeres no cuentan con las cualidades necesarias para desarrollarse en estos campos de estudio. A manera de cierre, tras haber analizado estos datos, puede concluirse lo siguiente.

 

CONCLUSIONES

            Es fácilmente comprobable que las mujeres están infrarrepresentadas en carreras y profesiones que demandan un alto grado de  inteligencia lógico-matemática. Esto no puede atribuirse a la existencia de diferencias cerebrales de género que predispongan negativamente la capacidad cognitiva de las féminas, sino a cuestiones de intereses personales (motivaciones, gustos, tendencias). Desafortunadamente, las sociedades actuales siguen siendo presas de estereotipos, clichés sexistas, y actitudes que no favorecen la inserción de las mujeres en campos  relacionados con este tipo de inteligencia, y sólo paulatinamente se ha ido superando esto. A nivel mundial, se registra una gran disparidad de condiciones: en muchos países primeramente debe resolverse la negativa a que las mujeres estudien (sea cual sea la disciplina elegida); en algunos otros, debe trabajarse sobre mecanismos que incentiven el gusto e interés femenino por el despliegue de la inteligencia lógico-matemática.            En todo caso, es de suma importancia que se reconozca que tanto varones como mujeres cuentan con una multiplicidad de potenciales biopsicológicos (como lo ha postulado Gardner) mismos que han de ser aprovechados correctamente para que se desarrollen los diferentes tipos de inteligencia.

 

 

 

Fuentes

  • Academia Mexicana de las Ciencias. www.comunicacion.amc.edu.mx. 26 de junio, 2007
  • ANUIES. “Concentración Nacional de Población Escolar por Áreas de estudio y Carrera”. En: Anuario Estadìstico 2003. México.
  • Ballestra, Melania, Martínez, Julia. y Argibay, Pablo. “Matemáticas y Cerebro”. En: http:/revista.hospitalitaliano.org.arg. 25 de agosto de 2006.
  • Byrnes, James P. Minds, brains and learning. Understanding the psychological and educational relevance of neuroscientific research. USA, the Guilford Press, 2001.
  • Cantoral, Ricardo et al. Desarrollo del pensamiento matemático. México, Trillas/ CIMATE/ ITESM, 2005.
  • Córdova Anaya, Martha. La mujer mexicana como estudiante de educación superior. En: www.psicolatina.org/Cuatro/mexicana.html
  • Gardner, Howard. Estructuras de la mente. México, FCE, 2005 (a)
  • Gardner, Howard. La inteligencia reformulada. México, Paidós, 2005 (b)
  • Halpern, Diane et al. “Sex, Math and Scientific Achievement”. En: Scientific American Mind. Volumen 18, número 6, Enero, 2008. Estados Unidos. pp. 44-51
  • Olín Martínez, José L.. “Nobel de la paz”. En: Revista Ciencia y desarrollo, volumen 33, núm. 214. Mèxico, CONACYT, diciembre, 2007. p. 4
  • Red PREMA. http://prema.iacm.forth.gf
  • Segura Graíño, Cristina. Diccionario de mujeres en la Historia. España, Ed. Espasa-Calpe, 1998.

 

***
Cultura Alternativa

 

El nacimiento de la literatura gótica

 

La literatura gótica tiene su origen en el Romanticismo. Esta fue una corriente literaria surgida a finales del siglo XVIII que domina buena parte del siglo siguiente. Afirmaba sus principios  en la exaltación de la imaginación y la subjetividad, enaltece los sentimientos por contraposición a la razón. La literatura gótica surge a partir del rescate de la tradición literaria de hechizos y castillos encantados. Los ambientes generalmente son lúgubres, se alimenta de este espíritu romántico pero explota el terror, la violencia, la degradación humana, sucesos sobrenaturales plagados de personajes fantásticos.

Dentro de los primeros exponentes de esta literatura están Horace Walpole, con El castillo de Otranto (1764); Anna Radcliffe con la novela Los misterios de Udolfo que a finales del siglo XVlll ponen la primeras piedras de un nuevo género literario.

Durante el Siglo XIX el terror se posicionaría como un género ascendente y construiría un arsenal de obras que la posteridad las ha convertido en clásicas, entre ellas la trilogía de la novela de Terror: Frankenstein o el moderno Prometeo de Mary W. Shelley,  Drácula de Bram Stoker y El Dr Jekill y Mr Hyde de Robert L. Stevenson. Al mismo tiempo los cuentos fueron desarrollando esta temática en sus narraciones que lograron que el género llegara a su máximo punto. Obras como Cuadros de Fantasía de Hoffmann, El Horla de Guy de Maupassant, El corazón delator o La caída de la Casa Usher de Edgar Allan Poe.

Para finales del Siglo XlX y principios del XX, los autores se volcaron hacia diversas formas del terror que empieza adentrarse en lo psicológico, en la búsqueda de la desolación, en lo metafísico y en la laceración del alma como fuente de  inspiración. Las obras ya mencionadas de Bram Stoker y Maupassant y otras como Dorian Gray de Oscar Wilde, Los cuentos de amor, de locura y muerte de Horacio Quiroga y Otra vuelta de Tuerca de Henry James.

Ya en pleno siglo XX el trabajo de H. P. Lovecraft con sus cuentos entre los que sobresale Mitos de Cthulhu cerrarían la literatura gótica como un género poblado de terror y seres metafísicos.

El género desembocaría en la apuesta por el  terror que dejaría atrás los elementos clásicos del miedo; los castillos en ruinas y las atmósferas tétricas para trasladarse a escenarios modernos y el estudio del alma, cargado más hacia el afluente psicológico; obras contemporáneos como Psicosis de Robert Blonch y El resplandor de  Stephen King dan fe de la existencia del género de terror, como evolución de la literatura gótica.

Las atmósferas y el horror característicos de este género han influido en diversas disciplinas: la pintura, la cinematografía, la televisión, la música, hasta ser parte del culto de tribus urbanas que despliegan su reverencia hacia este género, lo cual permite ver cuales han sido alcances de un género literario surgido a finales del siglo XVIII que explora la parte oscura de la humanidad.

 


***

 

   Edgar Allan Poe. 200 años de vida

 

 

“Mi vida ha sido un capricho, impulso, pasión,

anhelo de la soledad, mofa de las cosas

del mundo un honesto deseo del futuro”.

 

    Quedando huérfano de padres el pequeño Edgar Allan Poe fue acogido por una familia cercana de Richmond, de donde recibió el apellido Allan. Edgar recibió una buena educación; pasaba el tiempo leyendo numerosas leyendas que nutrían su imaginación, aprendió a hablar francés y a escribir en latín. Edgar fue uno de los grandes maestros en el relato corto, poesía, cuentos de terror, renovador de la novela gótica e iniciador de la novela policiaca. A sus catorce años de edad se enamoró de la madre de uno de sus compañeros de estudio  a quien le dedico el poema “To Helen”.

En su carrera literaria  su primer libro de poemas fue “Temerlan y otros poemas” firmado por: Un bostoniano, afirmando que todos los poemas fueron escritos antes de cumplir los catorce años (1827); a sus dieciséis años de edad mantuvo un amorío con Sarah Elmira Royster que aparecería al final de su vida. En su vida de estudiante Poe conoció el alcohol y se relaciono con los juegos de apuesta pero siguió leyendo infatigablemente, historia universal, matemáticas, astronomía, poesía y novela. Poe tuvo que abandonar la escuela por culpa de sus vicios.  Poco después se enlisto al ejército donde permaneció por dos años,  afirmando que tenía veintidós años de edad cuando tenía dieciocho. En 1829 publico su segundo libro de poemas que titulo “Al Aaraaf, temerlane and Minor Poems”, este libro no fue muy comprendido pero un crítico de su tiempo afirmo que “Seria uno de los verdaderos poetas en primera fila” siendo esta una las primeras criticas que halagaron los oídos del poeta. En 1831 publicó su tercer libro que llamo “Poems” esta obra fue  netamente romántico, en este mismo año Poe contrajo matrimonio con su prima Virginia Clemm de trece años de edad, que en 1842 contrajo tuberculosis que finalmente la mató. Es en esto años que la inestabilidad emocional de Poe y sus búsquedas personales crean sus mejores relatos: “La caída de la casa Usher” (1839), “Los crímenes de la calle Morgue” (1841), “El escarabajo de oro” (1843), y “El corazón delator” (1843).

En 1845 Poe publica uno de sus poemas más dramáticos “El cuervo” que lo hizo ganar solo nueve dólares y mucha popularidad. Después de la muerte de su esposa Poe busca compañía en otras mujeres, en esa año a parece el poema “Ulalume y el ensayo cosmogónico “Eureka”.

El tres de octubre de 1849 Poe fue hallado en las calles de Baltimore en estado de delirio y muy angustiado; el siete de octubre de ese mismo año por la madrugada murió en el hospital.

En la narración de Arthur Gordon Pym pronuncio las siguientes palabras: “Que Dios ayude a mi pobre Alma”.

 


 ***


Árbol genealógico

Azathoth

                                    / H.P.Lovecraft

 

Cuando el mundo se sumió en la vejez, y la maravilla rehuyó la muerte de los hombres; cuando ciudades grises elevaron hacia cielos velados por el humo torres altas, temibles y feas, a cuya sombra nadie podía soñar sobre el sol ni las praderas floridas de la primavera; cuando el conocimiento despojó a la tierra de su manto de belleza, y los poetas no cantaron sino a distorsionados fantasmas, vistos a través de ojos cansados e introspectivos; cuando tales cosas tuvieron lugar y los anhelos infantiles se hubieron esfumado para siempre, hubo un hombre que empleó su vida en la búsqueda de los espacios hacia los que habían huido los sueños del mundo.

Poco hay consignado sobre el nombre y procedencia de este hombre, ya que eso correspondía exclusivamente al mundo despierto, aunque se dice que ambos eran oscuros. Baste saber que vivía en una ciudad de altos muros donde reinaba un estéril crepúsculo; y que se afanaba todo el día entre sombras y alborotos, volviendo a casa por la tarde, a una habitación cuya ventana no daba a campos y arboledas, sino a un penumbroso patio hacia el que muchas otras ventanas se abrían en lúgubre desesperación. Desde ese alféizar no se divisaba sino muros y ventanas, a no ser que uno se inclinara mucho para escudriñar hacia lo alto, hacia las pequeñas estrellas que pasaban. Y dado que los muros desnudos y las ventanas conducen pronto a la locura al hombre que sueña y lee demasiado, el inquilino de este cuarto solía asomarse noche tras noche, escrutando a lo alto para vislumbrar alguna fracción de cosas que estaban más allá del mundo despierto y de la grisura de la elevada ciudad. Con el paso de los años, fue conociendo a las estrellas de curso lento por su nombre, y a seguirlas con la fantasía cuando, con pesar, se deslizaban fuera de su vista; hasta que al fin su mirada se abrió a la multitud de paisajes secretos cuya existencia no llega a sospechar el ojo mundano. Y una noche salvó un tremendo abismo, y los cielos repletos de sueños se abalanzaron hacia la ventana del solitario observador para mezclarse con el aire viciado de su alcoba y hacerle partícipe de sus fabulosas maravillas. 
A ese cuarto llegaron extrañas corrientes de medianoches violetas, resplandeciendo con polvo de oro; torbellinos de oro y fuego arremolinándose desde los más lejanos espacios, cuajados con perfumes de más allá de los mundos. Océanos opiáceos se derramaron allí, alumbrados por soles que los ojos jamás han contemplado, albergando entre sus remolinos extraños delfines y ninfas marinas, de profundidades olvidadas. La infinitud silenciosa giraba en torno al soñador, arrebatándolo sin tocar siquiera el cuerpo que se asomaba con rigidez a la solitaria ventana; y durante días no consignados por los calendarios del hombre, las mareas de las lejanas esferas lo transportaron gentiles a reunirse con los sueños por los que tanto había porfiado, los sueños que el hombre había perdido. Y en el transcurso de multitud de ciclos, tiernamente, lo dejaron durmiendo sobre una verde playa al amanecer; una ribera de verdor, fragante por los capullos de lotos y sembrado de rojas calamitas... 

*********************************************************************

Marcando el paso de lo incierto...  
   
Publicidad  
   
Salamandra 0  
  "Que las palabras no mueran permanezcan inmersas en el perpetuo movimiento de las letras".

Editorial
 
Salamandra 1  
  "Y otra vez comienza la batalla, cuando una palabra se incrusta armada".

Editorial
 
Salamandra 2  
  "La palabra es silencio, ausencia;
el arder de una ola que cae".

Editorial
 
Salamandra 3  
  "Se atan los signos en la calle, en el puente, en el parque...
!Cuanto camino¡ siempre veo un lenguaje distinto".
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Todos los textos son responsabilidad de los autores. El diseño de la página es responsabilidad del equipo editorial- derechos reservados Salamandra 2008-.